Hacer un Viaje Astral
 

Hacer un Viaje Astral

Si concebimos al tiempo como una medida convencional que depende entre otras cosas, de las diferencias relativas a las horas regionales y este concepto lo trasladamos a hacer un viaje astral, encontramos que cuando un individuo es visto proyectarse astralmente en una zona de los Angeles a las 3 de la tarde, pero éste recuerda que dicha experiencia tuvo lugar en Nueva York a las 6 de la misma tarde, puesto que la diferencia horaria entre estas dos ciudades es de 3 horas, podemos concluir que prácticamente no transcurrió tiempo apreciable entre el principio y el término del viaje astral.

Búsqueda personalizada

Hacer un Viaje Astral
Seguramente ocurre una cantidad mínima de tiempo entre comienzo y fin al hacer un viaje astral, ya que la velocidad de pensamiento es mayor que la del viaje astral. Por mínima que sea, existe una pérdida de tiempo en el transcurso del viaje astral puesto que tanto el pensamiento como la proyección astral son impulsos eléctricos y sabido es que el pensamiento recorre enormes distancias en fracciones de segundos.
Por otra parte, según la relajación del sujeto la duración al hacer un viaje astral puede variar, incluso si el individuo siente temor, tendrá la imperiosa necesidad de volver a su cama de manera que pronto se vera desagradablemente y en poco tiempo reajustado a su cuerpo físico.

Los que han experimentado hacer un viaje astral

Quienes han experimentado la sensación de ser atraído hacia el cuerpo de dicha manera, sienten como si cayeran de gran altura rápidamente y en rotación despertando en forma súbita. La caída a las que nos referimos no se considera física, sino que se trata de una gran desaceleración en la velocidad de vibración del sujeto. La vida psíquica como al hacer un viaje astral posee un pulso de velocidad más elevado. Que la vida física, así como el plano físico es más denso que el plano astral por lo que el cuerpo posee una pulsación más lenta en sus movimientos.

Normalmente el proceso en el que la persona regresa de la proyección astral al cuerpo, el metódico y gradual, pero cuando el regreso es muy rápido se produce un brusco impacto como el choque entre dos vehículos.
La sensación de caída de una gran altura durante un sueño, ha tratado de ser explicada por psiquiatras como una expresión de temor de quien la tiene, pero dicha teoría parece errónea teniendo en cuenta que una gran cantidad de personas experimentan esta sensación sin expresar temor alguno, de hecho algunas personas al hacer un viaje astral han tenido esa sensación parcial o totalmente despiertos.
No se trata mas que de un síntoma mecánico, en el que el cuerpo etéreo es obligado a incorporarse al cuerpo físico a gran velocidad, dicha sensación no ocasiona ningún trastorno aparente más que el agotamiento que provoca la energía física empleada.
 

 

 
«Vover: Viaje Astral
Copyrigth © 2009 Viaje Astral. Todos los derechos.