Conjuros y Rituales

Gracias a Julio César, Posidonies, Estrabón y de Diodoro, sabemos un poco sobre sacrificios humanos conjuros y rituales de los pueblos célticos, en especial de los galos y de los druidas. Estos galos, celtas que vivían en la Galla, no solo sacrificaban seres humanos públicamente sino que también en aquellos que se ofrecían con el fin de sanar a algún enfermo en especial. Dichos sacrificios no se hacían en cualquier lugar, estos se hacían en una piedra de características especiales tales así que la sangre de la victima se quede en ella. Adquiera su Manual de Hechizos Vudú AQUÍ

Conjuros y Rituales

Los Druidas y sus conjuros y rituales

Para los druidas lo esencial de los sacrificios humanos era un punto fundamental para conjuros y rituales. En la orden druida se podían ver cinco clases; la de los vacíos se encargaba de las inmolaciones, las preces y las interpretaciones.
Primero el sacerdote elegía a la victima que podía ser un malhechor como un inocente elegido a lazar, luego el sacerdote lo atravesaba un poco más arriba del diafragma y sacaba sus presagios observando como caía la victima.

Los druidas no realizaban estos sacrificios solos sino que tenían unas ayudantes druidesas, quienes se encargaban de examinar las entrañas de las víctimas y ocupar el primer lugar en el sacrificio para conjuros y rituales.
Estas mujeres eran especiales ya que tenían que ser vírgenes, otras de sus funciones era la de sostener las antorchas cuando los sacrificios se realizaban por la noche. Sus ropas era una túnica negra que le llegaba hasta los pies, tenía el cabello muy largo y despeinado, danzaban sin parar.
A finales del siglo U a.C., los sacrificios que hacían los galos en la grandes fiestas para los dioses se realizaban cada cinco.

Conjuros y Rituales

Estos sacrificios servían para conjuros y rituales de carácter agrícola y con la finalidad de hacer fértiles los campos y deshacerse de todo espíritus maligno que atacaba a las cosechas y mataban el ganado. La forma en la que sacrificaban a las victimas era muy sangrienta, tenían varias formas, una podía ser acribillada a flechazos (para que su sangre rociara la tierra y le diera vida9, empapadas y quemadas vivas.
Los conjuros y rituales de seres humanos que hacían los celtas durante aquellas fiestas agrícolas eran horrorosas como curiosas. Levantaban grandes figuras hechas de madera y yerbas, rellenándolas de frutos, hombres, animales domésticos, bestias salvajes… luego le prendían fuego a esas grandes figuras.
En general estas fiestas se hacían en lugares de veranos, es fácil relacionar las cremaciones simbólicas de efigies en los fuegos de la fiesta de San Juan con los sacrificios humanos que hacían los galos y seguramente todos los pueblos célticos.

 

Búsqueda personalizada
 

 
Volver: Los Rituales
Copyrigth © 2009-2010 Los Rituales.