Rituales Satanicos
 

 

 


Rituales Satanicos

 

Búsqueda personalizada

Crímenes de Charles Manson

Estamos en conocimiento que, se ha dicho que Charles Manson asesinó a Sharon Tate para vengar la forma en que su esposo, el cineasta polaco Román Polanski, trató el tema del satanismo en su famosa película El bebé de Rosemary, pero eso no pasa de simples suposiciones sin fundamento. Tampoco ha podido explicar nadie por qué Sharon Tate, embarazada de varios meses, fue a meterse en la boca del lobo. Y mucho menos se ha podido afirmar que muriera exclusivamente por rituales satanicos.
Ahora veremos un acontecimiento que se dio en el verano de 1969 en la ciudad californiana de Los Ángeles. Conmocionó al mundo, dado que las víctimas eran personas relacionadas con el mundo del cine.

Charles Manson - Rituales Satanicos

Lugar donde se practican mucho los rituales satanicos

Por eso también es muy conocido California

California es el paraíso de los satanistas y tiene su propia iglesia luciferiana con miles de adeptos que tienen su Biblia satánica. Celebran misas negras en las que participan mujeres muy liberadas que se prestan a tenderse sin ropa alguna sobre el altar adornado, todo muy al estilo de Hollywood.
Todo parecía que esto de los rituales satanicos era una forma como otra cualquiera, que tenían las personas de pasar el rato dedicado a lo oculto sin hacer mal a nadie y de ahuyentar el tedio sin que hubiera sangre de verdad ni sacrificios humanos verdaderos. Pero un día, hace más de veinte años, algo espeluznante aconteció, e iba a estremecer hasta el alma a la población de Los Ángeles y del mundo entero.

En agosto de 1969, Román Polanski tomaba el último vuelo a Londres, donde había sido contratado para preparar una película. En el 10050 de Cielo Drive, en las alturas de Hollywood, se había quedado sola su mujer embarazada de siete meses, que algún tiempo atrás había actuado en una divertida película de vampiros dirigida por Polanski. Al atardecer del día 8, Sharon esperaba a varios amigos del medio artístico, aficionados como ella a las prácticas de rituales satánicos y a fumar cigarrillos de marihuana de vez en cuando. Aun no se tiene conocimiento claro de lo qué sucedió exactamente aquella noche. La policía sólo hizo conjeturas la mañana siguiente, al ser llamada por la mujer que iba temprano todos los días a hacer la limpieza.
Hallaron sobre el césped del jardín el cuerpo de un hombre terriblemente mutilado y a un par de metros el de una mujer abatida a tiros y a cuchilladas. Y en la puerta de entrada a la casa vieron escrita una palabra con sangre de una de las víctimas: Pigs, es decir, cerdos. En la sala había dos cuerpos colgando.

Uno era de hombre y había sido castrado antes de morir. El otro era de una mujer de enorme vientre en el que habían clavado quince veces un arma blanca, y al que habían cortado un seno. En vida se había llamado Sharon Tate. Había una quinta víctima, un joven de dieciocho años, amigo del guardián, que debió sorprender a los asesinos y pagó por ello con la vida.
Aquel asesinato colectivo no era un vulgar crimen cometido por ladrones o por gente deseosa de vengar un agravio, sino que más bien parecía propio de rituales satanicos. En ese momento, la policía no encontró razones del asesinato colectivo ni pudo averiguar quienes fueron los culpables, pero descubrió un indicio que los condujo a la solución del caso.
Fue la palabra escrita en la puerta, el insulto preferido por los Black Panthers de Los Ángeles al dirigirse a los blancos. Pero era también el término más del agrado de los hippies que vivían en el rancho Spawn Movie, lugar espantoso donde servia como escenario para varias películas de vaqueros y que se convirtió en refugio de jóvenes para fumar marihuana y de vivir su propia vida. El grupo estaba formado por muchachos de buena familia y gente que había fracasado en la vida y sentía rencor hacia la sociedad.

Cuatro meses después de ser cometida la masacre de Cielo Drive (producto de los rituales satanicos) se conocía ya el nombre de las personas del rancho Spawn Movie que habían asesinado a Sharon Tate y a sus invitados. Eran Charles Manson, Susan Atkins y tres jóvenes más aficionadas a ingerir drogas. Fueron detenidos a fines de noviembre y confesaron de inmediato, sin que tuviera que insistir demasiado la policía, que habían sido ellos los autores del crimen.
Los periódicos se ocuparon entonces de dar a conocer a sus lectores la desquiciada y atormentada personalidad de Manson, quien mandaba sobre los pobladores del rancho y se hacía pasar a veces por la reencarnación de Jesucristo y otras por la de Satanás. Esto le permitía estar muy por encima de las leyes humanas. Enseñó a sus discípulos que el crimen perpetrado contra alguien es como matarse uno mismo. Era bastante complicado Manson. La policía investigó la vida entera de este hombre y descubrió un pasado tenebroso y lamentable.

Se inclinó por llevar a cabo rituales satanicos

Una vida dura

Rituales SatanicosSu madre que había sido condenada por robo, pasó un tiempo en la cárcel. Esta lo abandonó cuando Charles tenía ocho años de edad. Lo llevó con ella a vivir en tugurios y hoteles de mala muerte en los que compartió su existencia con una larga lista de amantes sucesivos. A la edad de diecisiete años, Manson fue condenado a tres años de prisión por robar un automóvil gustado. Se casó teniendo veinte años, al salir, pero regresó a estar preso estando su mujer embarazada. No pudo conocer a su hijo, porque ella y el bebé murieron en el parto. Se sentía rechazado por la sociedad, porque les había arrebatado a su esposa y a su hijo. Decidió entonces luchar contra el mundo hostil que le rodeaba, con la ayuda de algunas muchachas que se convertirían de inmediato en sus incondicionales. Un día que había encontrado una Biblia en la biblioteca del penal la leyó con tal entusiasmo que nació en él una enorme afición por los rituales satanicos. A esto había seguido la lectura de diversos libros sobre ocultismo y magia, además de varios manuales sobre el dominio de la voluntad y de hipnotismo.

Debía ser Charles Manson un superdotado, porque de la lectura de los libros aprendió a mandar sobre los demás. Y cuando abandonó la prisión siguió muy firme su afición a los libros de magia y satanismo. Tuvo ocasión de leer la otra Biblia, la de la iglesia luciferiana, y se instaló poco después en el rancho Spawn Movie. Se dedicó a exponer sus teorías sobre el mundo del mañana. No le faltó público entre los jóvenes que habitaban en el lugar. Les explicó que habrá muy pronto un mundo que estará más allá del Bien y del Mal, donde con rituales satánicos la magia podría desarrollar todo su poder.
Compuso discursos exaltados e incluso una música alucinante que esperaba convertir en disco que lo sacaría de la miseria. Fue a ofrecer su composición a un representante de artistas. Era Terry Melcher, hijo de la cantante de cine Doris Day, que vivía en el 10050 de Cielo Drive, precisamente, cuando no llegaban aún a habitarlo Román Polanski y Sharon Tate. Como Melcher cerrase la puerta a Manson, de malos modos, su casa se convirtió en el símbolo de las muchas decepciones sufridas por Manson y en el objetivo de su venganza. Tal vez fue previendo lo que podría suceder que Melcher abandonó la casa. Polanski y su mujer llegaron a ella muy ajenos a lo que les esperaba, concluyó la policía.
La noche del 8 de agosto de 1969, una vez asesinados brutalmente por estos rituales satanicos Sharon Tate y sus amigos invitados, Manson encendió unos cirios negros sobre sus cuerpos mutilados. Con esta misa negra, creyó encontrar finalmente el sentido mágico de su existencia. Había realizado un maravilloso sacrificio en honor de Satanás.

 
 
Copyrigth © 2009/ 2010 Las Sectas. Todos los derechos.