El Telescopio
 
 

 

El Telescopio

La importancia de este instrumento

Pese a que hay muchas controversias en aceptar los logros en materia de conocimiento que obtuvieron los astrólogos de la antigüedad, los científicos hay algo que deben de reconocer y convenir: en el mismo sentido, los alquimistas abrieron el camino para que la humanidad progresara. A decir verdad fueron unos verdaderos adelantados para la época, por supuesto cometiendo grandes errores, pero también descubriendo y realizando grandes verdades, entre ellos, el que la astrología se constituyera en el motor que indicaría el camino del progreso a la ciencia. De no haber existido la alquimia y la astrología, muy seguramente hubieran tardado más tiempo en aparecer las matemáticas, la biología, la filosofía y las ciencias en general, y en este caso en especial el telescopio.
El Telescopio
Para esto debemos estudiar y explicar como era la astrología en sus inicios.
Todo hace suponer que en un principio, la astrología tenía como fin la agricultura, pero cabe decir también, que sirvió para intentar predecir ciertos cataclismos periódicos como eran los diluvios, los terremotos y las erupciones volcánicas, pues se creía que los eclipses eran en parte responsables de los fenómenos. Utilizando la observación y haciendo ciertos cálculos no muy complicados era sencillo conocer por anticipado cuando se produciría un eclipse, fenómeno que no sucedía al azar, sino que obedecía a ciertos ciclos inmutables y predecibles.
Del mismo modo supusieron los antiguos astrónomos-astrólogos que en los terremotos, eran los planetas que podrían intervenir en ellos, según sus pocisiones. Fue así entonces, que se vió la necesidad de preparar una especie de catálogo lo más completo posible de los astros y de las estrellas. Lo curioso es que utilizaron una técnica que desconocemos, pues se ha dicho que carecían de un instrumento fundamental, el telescopio, de todas formas aquellas personas pudieron identificar a cinco planetas, además del Sol y de la Luna. Estos eran Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno, nombres por los que los conocemos desde los tiempos de los romanos. Pero recordemos que cada planeta tenía un nombre diferente, como por ejemplo: Marte fue Nergal en Babilonia y el Sol fue Febo entre los griegos y Ra en Egipto.
Pero esto no bastó para ellos, también aquellas civilizaciones descubrieron los satélites que giran en torno a diversos planetas. ¿Cómo hicieron para realizar tan importantes hallazgos, si hemos dicho que carecían de instrumentos apropiados y les faltaba una tecnología como la moderna?

Seguidamente explicaremos el enigma en torno de un instrumento fundamental: el telescopio.
En lo que hemos podido estudiar y averiguar, no se ha descubierto hasta el momento telescopios completos, ni lentes que hubieran servido a los antiguos, de todas formas esto no nos hace asegurar de que jamás hayan existido. Los países del Eufrates y del Tigris, que contaban con astrónomos que realizaron grandes hallazgos, estaban inmersos en un territorio plagado de invasiones y guerras. Cuando esto ocurría, se destruía todo lo que se podía y si el invasor era inculto y no sabía para qué servían ciertos objetos que no fuesen de oro, acababa por destruirlos.

El misterio del telescopio

El TelescopioPero en otras partes del planeta, como: India, Libia, Líbano y México, entre otros, parece haber algo de restos sobre el telescopio, han aparecido lentes de pequeño tamaño, sumamente antiguas. En la costa del Golfo de México se han encontrado lo que parecían lentes de obsidiana y en 1852 se halló una muy especial en las cercanías de Bagdad. Sir David Brewster las expuso ante un montón de colegas suyos en la Asociación Británica para el Progreso de las Ciencias. Este dijo y afirmó, que debieron servir como lupa para poder apreciar mejor los objetos diminutos o que formaban parte de un telescopio de tamaño pequeño.
Los colegas de Brewster declararon al instante que aquel objeto carecía de valor, pues fue así que dejaron por tierra la idea de la existencia de la lupa y el telescopio. Era un simple objeto de culto o una baratija sin valor. Y se negaron a mirar por la lente, como les fue sugerido, ni quisieron considerar la posibilidad de que el objeto pudiese producir calor si se acercaba a un cuerpo susceptible de arder, dejando que pasaran a través suyo los rayos del sol.
 

Búsqueda personalizada
 
 
 
Copyrigth © 2009-2010 La Astrología. Todos los derechos reservados.