Dios y El Diablo

Ya hemos dicho en otra parte del sitio que Dios y el Diablo es una herencia netamente del cristianismo, el cristianismo le dará al ser maligno todos sus atributos y lo dotara de diversas formas. Tanto es así que se creará todo una ciencia para tratar mejor el tema, la “Demonología”. Que será lo contrario a la Teología que se dedica únicamente al estudio de Dios. Adquiera su Manual de Hechizos Vudú AQUÍ

Dios y El Diablo

Muchas personas en la antigüedad le temían al diablo por miedo al castigo de Dios, esto los empujaba al bien, sin querer ni siquiera que se lo nombraran. Ya que este ser diabólico fue siempre representado y cargado con la mochila de todo lo malo que ocurría en nuestro planeta.

Dios y el diablo en la edad media

Pero más adelante en la Edad Media ocurrirán hechos que dejarán atrás estos cuestionamientos sobre dios y el diablo, con el tiempo hombres y mujeres comenzaron a seguir a este ser oscuro, para quererlo, adorarlo y convertirse en sus aliados. Uno podría preguntarse porque ocurrió esto, las causas pudieron ser muchas pero hay dos que son las más relevantes.

Búsqueda personalizada
La primera fue la importancia que la iglesia comenzó a darle al diablo y los poderes malignos y desmedidos que le proporcionó. Y la segunda fue la exhibición en demasía de la riqueza que la iglesia poseía en contraste con el pueblo, fue una época donde la iglesia se vanagloriaba de su poder y no escatimaba en construcciones de templos magníficos para esos tiempos.
Este hecho es muy claro, es probable que el pueblo al ver que Dios les proporcionaba tanta riqueza a sus ministros mientras que ellos pasaban tanta hambre y miseria, por deducción, creyera que adorando a su ancestral enemigo, este podría darles algo de riqueza tan sólo por repudiar a ese Dios.
 
Así que esta época fue una gran pelea entre adeptos a Dios y el Diablo, aunque en función de crecimiento el diablo ganaba en las estadísticas.
Muchas personas preferían adorar a esta entidad del mal, ya que el no repararía en acciones buena y malas, para él todos los actos hasta los más repugnantes estarían permitidos, por lo contrario para muchas personas la iglesia prohibía más cosas que las que permitía. Y el culto del diablo no te obligaba a ser parte de el ni te torturaba si no lo eras.
Frente a estas causas comenzó a perder adeptos Dios y el Diablo empezaría a tener sus propios seguidores que crecieron poco a poco hasta traernos esta creencia hasta la actualidad.
 
 

 

 
 
Copyrigth © 2010-2011 El Demonio.